NOTICIAS Y CONVOCATORIAS

PROLOGO DE UNA “SEMANA SANTA”.

24-03-2021

Vamos pasando las hojas del calendario, de la misma manera que pasamos al siguiente capítulo de un libro, algunos son tristes, otros felices, pero si no volvemos la hoja, no sabremos lo que el próximo episodio nos deparara.


En la siguiente hoja llega el mes en que llega la Semana Santa, la semana grande de Medina de Rioseco por excelencia, pero este año tampoco habrá procesiones ni actos donde no se pueda mantener las medidas de seguridad por aglomeraciones de gente. Debido al COVID-19, no será una Semana Santa tan drástica como la del 2020, pero tampoco como la del 2019.


Nunca pensábamos pasar por todo esto que estamos pasando, vivir de la manera tan distinta a como vivíamos, parece que el tiempo está detenido, en una película en blanco y negro, necesitamos color, que ya la vida se encarga de ponerle el gris.


Estamos a las puertas de Semana Santa, el corazón nos retumba fuerte en el pecho al recordar esos momentos dejando olor a nostalgia, en esta época tan delicada, donde los recuerdos rememoran sentimientos que contagian almas. No nos queda más que eso, el recuerdo de otros años, de procesiones anteriores, de abrazos pasados, de emociones envueltas en una espesa niebla entre fotografías, videos y libros, que nos adentramos en ellos, con el sonido de fondo del desgarrador toque del pardal, con la esperanza de volver a vivir, sentir y emocionarse en la próxima Semana Santa, a esa esperanza nos aferramos, como quien se agarra a un clavo ardiendo como única salvación. Tal vez estas palabras sirvan poco para el consuelo de este pueblo, que vive la Semana Santa de manera tan especial y tan propia, pero es lo único que nos queda.


Hermanos es Semana Santa, en Medina de Rioseco, nos pueden privar de las procesiones, de pregones, de reuniones, pero no nos pueden quitar la Fe, ni la devoción, ni sobre todo la esperanza de que todo volverá a lo más parecido a la normalidad de lo que teníamos, este año la procesión ira por dentro.

L. FERNANDO DE SANTIAGO BADÁS.