COSTUMBRES

COSTUMBRES Y TRADICIONES

Santo Sepulcro de Medina de Rioseco

Semana Santa, esas palabras aquí, en Medina de Rioseco, son palabras mayores, porque se entiende y se vive de una manera más profunda, no solo por la importancia cristiana, sus imágenes y conjuntos escultóricos, por su historia y abolengo, sino también por unas tradiciones y costumbres de antaño, de hermandades, en continuo crecimiento,  que todavía se siguen haciendo.

     Cada hermandad tiene sus propios estatutos, basados en  unas tradiciones y costumbres con las cuales se sienten identificadas cada una de ellas. Quiero comentar las tradiciones y costumbres de mi cofradía, la hermandad del Santo Sepulcro, a la cual pertenezco desde mil novecientos setenta y ocho.  Soy hijo y nieto de hermano y, como manda la tradición, me apuntaron a la hermandad. Esa por norma general, suele ser la primera tradición, a nivel personal, la de apuntar a los descendientes.

      Celebramos una misa el domingo anterior al Domingo de Ramos, en la iglesia de Santa María, por ser la sede de la cofradía. Los hermanos debemos asistir con medalla y el mayordomo con la vara de la hermandad,( extensible al resto de misas). También en los funerales de hermanos y hermanas. Acto seguido, ese mismo día,  después de la misa; en el salón del ayuntamiento tenemos la junta general, la cual da comienzo guardando un minuto de silencio por los hermanos difuntos, se pasa lista, pago de la cuota anual de hermanos y hermanas y cobro de sanciones por la no asistencia de algún acto obligatorio. Si algún hermano quiere solicitar la entrada a la hermandad, se hace ese día, y si no hay oposición por parte de ninguno de los asistentes, es admitido y podrá participar en la junta ya como hermano.

Después se hace el cambio de mayordomo, el saliente entrega la vara al entrante, nombrado por riguroso orden de lista en la junta anterior; ese momento es  posiblemente el más entrañable y especial, pues la aspiración de todo cofrade, a la que se llega tras una larga vida como hermano. Se aprueba el acta de la junta anterior. Acto seguido se forma el santo paso, primero los que por nuevos tengan cumplidos dieciocho años, tienen derecho a hacerlo, después los reservas del año anterior, seguido de los que les toco asistir al vía crucis, y se completa con los siguientes de la lista, nombrando dos reservas, dos para asistir al vía crucis, y si tocara dos más para los guiones de la Junta Local de Semana Santa. Ruegos y preguntas,  y con eso se dá por finalizada la junta general.

     El Viernes Santo nos reunimos toda la hermandad en el denominado refresco, donde el mayordomo invita a café, pastas y licores a hermanos, familiares y amigos donde recibe la enhorabuena por parte de los asistentes. Tanto el mayordomo como el banderín, los que sacan el paso y los dos reservas deben acudir al mismo con la túnica, para después acudir al recorrido de gremios, oficios, actos previos a la procesión, la cual se pondrá una vez finalizado el refresco, por previa orden del cadena que dirige el paso.

     Después de la procesión, existe la llamada cena de hermandad, que aquel hermano o hermana que desee puede asistir para acompañar al mayordomo.  La hermandad como acto de agradecimiento invita a los guardias civiles que han custodiado al Santo Paso en la Procesión de la Soledad.

     El domingo siguiente al de Resurrección tenemos la misa llamada de difuntos.  Se encienden las luces del Santo Paso que todavía se encuentra en Santa María, al finalizar la misa se llevara al museo donde permanece el resto del año. Después  junta, denominada de  ajuste de cuentas, se aprueba el acta de la junta anterior, se citan los gastos y los ingresos, se nombra mayordomo para el año que viene  y ruegos y preguntas, con esto se da por finalizada la junta.

     En Octubre se celebra una misa especial en la iglesia de Santa Cruz, donde la imagen del Santo Paso preside dicho acto, en recuerdo a los hermanos fallecidos ese año.

     Tradiciones y costumbres que no se deberían perder. Somos conscientes de que con el paso del tiempo se va evolucionando, eso no quiere decir que se tengan que perder, sino que de alguna manera las vayamos adaptando a la actualidad, hagamos valer estas palabras para que los hermanos y devotos del Santo Sepulcro no perdamos nuestra identidad.

L. FERNANDO DE SANTIAGO BADÁS.